Skip to main content
ventana basculante

La ventana basculante es un tipo de ventana que se caracteriza por su capacidad de abrirse en dos modos diferentes: basculando sobre un eje horizontal. Esta versatilidad en el mecanismo de apertura permite una ventilación controlada y eficiente, ya que se puede ajustar la inclinación de la hoja para regular la entrada de aire sin comprometer la seguridad ni la protección contra el clima. Además, su diseño innovador facilita la limpieza y el mantenimiento, lo que las convierte en una opción popular tanto en edificios residenciales como comerciales.

Eje superior: Ventana Basculante

Este tipo de ventana basculante tiene el eje situado en la parte superior, lo que la hace ideal para instalar en paredes. El eje superior permite que la ventana se abra hacia el interior de la estancia, facilitando la entrada de luz natural y ventilación.

Eje inferior: Ventana Basculante

Por otro lado, la ventana basculante con eje inferior está diseñada principalmente para colocar en tejados o buhardillas. Al tener el eje en la parte inferior, esta ventana se abren hacia arriba, permitiendo aprovechar al máximo la entrada de luz natural en espacios reducidos y habitualmente oscuros.

Eje central: Ventana Basculante

En este caso, el eje se encuentra en la zona central de la ventana, actuando como un pivote. Esta configuración permite que la hoja de la ventana gire alrededor de un eje horizontal, ofreciendo una apertura versátil y un amplio campo de visión sin invadir demasiado el espacio interior.

Las ventanas basculantes con eje central, también conocidas como giratorias, destacan por:

  1. Gran aislamiento y hermeticidad gracias al cierre de junta a presión.
  2. Permiten regular la ventilación de forma precisa.
  3. Ofrecen opciones de automatización para mayor comodidad.
  4. Aportan un campo de visión muy amplio sin requerir una gran invasión del espacio interior.
  5. Diseños elegantes y cuidados con la última tecnología para garantizar su durabilidad.

Ventajas de las ventanas basculantes

Regulación de ventilación y sonido de las ventanas basculantes

Una de las principales ventajas de la ventana basculante es la capacidad de regular la cantidad de aire y ruido que entra al interior. Debido a su sistema de apertura, es posible ajustar el ángulo de la ventana para controlar el flujo de aire y sonido. Esto permite disfrutar de una ventilación óptima mientras se reduce la entrada de ruidos molestos del exterior, lo que se traduce en un mayor ahorro energético y comodidad dentro del hogar.

Iluminación natural en espacios oscuros de la Ventana basculantes

La ventana basculante es ideal para iluminar de forma natural habitaciones oscuras o espacios reducidos como áticos o buhardillas. Al poder colocarse en zonas altas, permiten que la luz natural ingrese directamente, creando ambientes más luminosos y acogedores sin necesidad de iluminación artificial adicional.

Fáciles de limpiar y mantener de la Ventana Basculante

Gracias a su diseño y mecanismo de apertura, la ventana basculante facilita enormemente las tareas de limpieza. Los cristales se pueden limpiar por ambos lados de manera sencilla y segura, sin necesidad de utilizar escaleras u otros implementos. Además, su fabricación con materiales de alta calidad y aislantes térmicos como acústicos, garantiza un mantenimiento mínimo con una larga durabilidad.

Apertura manual o motorizada de la Ventana Basculante

Otra de las ventajas destacadas es la versatilidad en cuanto a la apertura. Estas ventanas de fácil acceso, se puede optar por un sistema de apertura manual, inclinando el cristal con las manos. Para mayor comodidad, especialmente en ventanas ubicadas en alturas o lugares de difícil acceso, se puede incorporar un sistema motorizado que permita una apertura automática, mejorando así la experiencia de uso y la comodidad dentro del hogar.

Consideraciones importantes de las Ventanas Basculante

Mecanismo giratorio de calidad

Al elegir ventanas basculantes, es crucial prestar especial atención al mecanismo giratorio, ya que de su calidad dependerá en gran medida la durabilidad de la ventana. Este componente suele ser el punto más débil si los materiales utilizados no son adecuados. Por lo tanto, se recomienda optar por herrajes de alta calidad y resistencia para garantizar un funcionamiento suave y duradero.

Hermeticidad y aislamiento térmico

Si la ventana basculante se va a instalar en un tejado, es fundamental garantizar una hermeticidad total. Tanto el sistema de herrajes como la perfilería y la instalación completa deben ser de máxima calidad para evitar filtraciones de aire o agua. Además, es esencial contar con un excelente aislamiento térmico. Se recomienda utilizar vidrios con Aislamiento Térmico Reforzado (ATR) y control solar, los cuales minimizarán la pérdida de calor en invierno y la entrada de calor en verano, manteniendo una temperatura agradable en el interior de la vivienda.

Vidrio de seguridad

Las ventanas basculantes situadas en tejados son las más expuestas a impactos, como granizo, caída de piedras o ramas, e incluso animales caminando sobre ellas. Por lo tanto, es crucial contar con vidrios de seguridad que ofrezcan la máxima protección. En Vemat, ofrecemos como esta ventana de PVC en Valencia como otras de muy alta calidad. ¡Contáctanos ahora mismo!